Feeds:
Entradas
Comentarios

El otro día vi la obra de teatro “Contra el viento del norte” protagonizada por Joseba Apaolaza, Itziar Atienza y Pablo Viña (porque sí, tengo el abono del teatro, así que últimamente igual hablo mucho de ello así en general).

Trata de dos personas que se conocen por error por internet y tras meses de parloteo constante se acaban enamorando. La obra en sí está bastante bien (no supera a Carmen Machi haciendo de Helena de Troya, pero de eso hablaré en otro momento) la puesta en escena es una maravilla y los actores son francamente buenos, sobre todo Joseba Apaolaza. También tiene sus momentos sorprendentes, sus desnudos y sus momentos de “VENGA HOMBRE”, pero bueno, que yo no quería hablar de eso, coñe.

Relaciones por internet. Dejando aparte el desenlace de la obra (que no os voy a contar por si os da por verla, cosa francamente improbable, pero bueno) es un tema que desde un punto de vista exterior puede no llegar a entenderse. Quiero decir que si tú no has pasado por algo así, lo más probable es que no lo comprendas, que pienses que no puede existir o que se puede evitar. Pues bien, no.

Una vez que te ha pasado (muchas veces sin que lo buscaras o sin que te dieras cuenta) es imposible dar marcha atrás. Llega un punto en el que haces una lista de pros y contras en la que ganan los contras y aún así, nada, no puedes evitarlo. El amor, hamijos, es algo indescifrable.

El primer inconveniente (y el principal una vez que ambos sepáis que no sois unos psicópatas) es la distancia. Porque claro, si eres de Elche, da por supuesto que no encontraras a alguien de Elche. Ni de Alicante. Ni de la Comunidad Valenciana, no. Parece que hay una orden superior que nos impulsa a colgarnos de la persona que tengamos más lejos. Lo cual es un gran impedimento a la hora de tener contacto físico, que, si llega a producirse, acabará frustrando por su evaporalidad (toma palabro).

No podría recomendaros que huyáis de un tipo de relación así, porque al fin y al cabo en mi presente es una de las cosas que me hace levantarme con una sonrisa todos los días, pero desde luego hacedme caso, si sois de Elche, buscaros a alguien de Elche. Y si sois de Cuenca, a alguien de Cuenca. Porque sufrir gratuitamente es tontería.

Ella

Porque te echo de menos. Porque te necesito junto a mí. Porque realmente necesito volver a estar cerca de ti, sentir los latidos de tu corazón acelerado por la necesidad, oír tu respiración acompasada mientras la mía intenta tranquilizarse tras una intensa noche. Porque no sé como aguanto estar tan lejos sin consumirme, porque no sé cómo soy capaz a quererte pese a los kilómetros que nos separan. Bueno, miento, sí sé lo que me pasa. Sé que no soy capaz de estar con nadie más, sé que tus palabras me pesan en el alma, sé que si te dije que te quería, era de verdad. Lo sé. Y pese a todos mis miedos, todas mis angustias, yo sé que tú estarás ahí cuando realmente esté capacitada, porque no eres quien abandona, no eres quien ME abandona. Seguimos adelante, y entre las dos conseguiremos saber qué es esto.

Bueno, soy tan sumamente predecible, que no os lo vais a creer, ¡voy a hablar de arte!

Tengo un gran debate en mi casa sobre el arte contemporáneo. Mi padre tiene la extraña creencia de que no vale para nada. Digamos que es algo prejuicioso y teniendo como referencias obras como las de Manzoni (que según mi padre se llevó la palma con “mierda de artista”) o todo lo que entra en la categoría de performance (que dice que es la categoría más ridícula de arte que ha visto nunca, siempre citando sus palabras, por supuesto) crea una red de argumentos (bastante sólidos me atrevo a añadir en su beneficio) que en medio de las comidas me veo obligada a desmontar, con paciencia e intentando ser lo más imparcial posible.

El caso es, que me desvío del tema que da gusto, que el otro día me llegó a casa con un articulo que había recortado del periódico del bar, de Verónica Viñas y que se titulaba “El artista que cocinó sus genitales” que os enlazo aquí y que os recomiendo encarecidamente.

Os juro que nunca he tenido que defender el arte con tanto ímpetu como aquel día y que nunca en mi vida le discutí a mi padre tanto con algo con lo que encima tenía tanta razón. Pero el arte es así. Entiendo que haya gente (yo misma en múltiples ocasiones) que no lo entienda. Pero queridos, que no entendamos algo no indica que sea una mierda. ¿Acaso entendéis el Big Bang? ¿Entendéis el teatro del absurdo? ¿Entendéis…?

Hay que mirar más allá, hay que abrirse de miras.

¡Bienvenida sea!

Hoooooooooooooooola guapos. Bienvenida yo, por supuesto. Vosotros ya iréis incorporándoos poco a poco (si es que lo hacéis, vaya). Es lo que me faltaba por tener, esto. Pero bueno, como tampoco me manejo mucho y otras cosas captan mi atención más profundamente no sé qué saldrá de aquí. Os adelanto que pienso hablar de lo que me venga en gana, que ya bastante limitada estoy en el resto de las redes sociales.

 

*Reverencia* Pasen y vean, comienza el comienzo.

Reuniones Tuppersex RojoMagenta.com

Las Reuniones TupperSex más divertidas. La juguetería erótica on line para la mujer y la pareja: vibradores, bolas chinas, consoladores, cosmética erótica y mucho más ...

Mariposas del alma

Blog sobre la enfermedad de Alzheimer

Cuaderno de retazos

Las cosas que me gustan

entendemos

Para la gente que entienda :o)

"Te quieros convertidos en... érase una vez"

Prometer es hipotecar el futuro

Disfrazadadehumana

Dear diary :

somoslgtb.wordpress.com/

Asociación SOMOS LGTB+ de Aragón, activismo de igual a igual

La palabra helada.

ME QUEDA MUCHO POR DELIRAR.

Blog alumnos del Grado de H. Arte [UNED]

Blog de los alumnos participantes en la realización de apuntes de las asignaturas del Grado

compotita de manzana

¿Libertad? Parece.

VidaDeUnaMariposa

¿Libertad? Parece.

Fucking Madrid

Lésbicamente hablando

Océanodearte

¿Libertad? Parece.

SensualEroticFlash

¿Libertad? Parece.